jueves, 21 de junio de 2018

Médicos 4.0: dominar nuevas tecnologías y contener al paciente que googleó su síntoma

La medicina enfrente el desafío de aggiornar sus planes de estudio, formar en el uso de quirófanos modernos y estimular habilidades de inteligencia emocional, de modo de contener pacientes "cibercondríacos" y frenar la automedicación.

Con las técnicas de simulación robótica y quirúrgica y el auge del trabajo multidisciplinario, la estructura hospitalaria tradicional, segmentada en áreas, resulta hoy anacrónica (Thinkstock).El futuro en medicina ya llegó. Los desarrollos que la tecnología introduce vertiginosamente seguirán cambiando el aspecto, las prácticas y las intervenciones que se realizan en los quirófanos y los consultorios más avanzados.

Conceptos como inteligencia artificial, robótica, data driven (la gestión de decisiones basada en datos del paciente) y el avance del uso de imágenes para diagnóstico y operaciones (calidad de imagen, fusión de imágenes y guías de localización) no sólo están reconfigurando el rol del cirujano, sino que están generando un sinnúmero de interrogantes de cara al futuro. Y también en el presente.

En nuestro país, ¿estamos formando los médicos que el sistema de salud demandará en un plazo no muy lejano? ¿Estamos educando a profesionales para los quirófanos del futuro? ¿Los planes de estudio se están anticipando a los nuevos requerimientos? ¿Dónde estamos situados? ¿Más cerca de metodologías que miran hacia la simulación robótica y quirúrgica, que recrean escenarios similares a los reales? ¿Cerca de las aplicaciones digitales? Y la academia, ¿sigue más anclada en la vieja escuela médica?

Estas preguntas, cuyas respuestas a veces desaniman, valen no sólo para las carreras de grado. La formación continua en medicina es fundamental. Y hoy, a la luz de los cambios sociales y culturales que la revolución tecnológica generó, la actualización del conocimiento médico-quirúrgico se vuelve imperiosa.

Más allá de la disparidad de recursos y condiciones que nos separan con los países que invierten en políticas a largo plazo en el ámbito de la educación y la salud, hay un dato que no podemos obviar: el conocimiento nunca estuvo tan disponible como hoy. Las plataformas digitales de aprendizaje nos permiten conocer la última novedad en cualquier especialidad.

Enfrentar los nuevos retos requiere de saberes técnicos cada vez más sólidos y aggiornados. Pero no sólo eso: el conocimiento no técnico pide hoy mayor protagonismo. De cara al paciente, los profesionales son valorados positivamente si aplican habilidades de inteligencia emocional; si saben comunicar, si generan empatía, si comprenden las nuevas dinámicas sociales. Y eso también se aprende y se debe enseñar, especialmente cuando la relación médico-paciente también se modificó.

Sólo un ejemplo: los profesionales reciben personas con angustia o en estado de ansiedad porque, previo a la cita médica, buscaron en la web información sobre síntomas que presentaron. Un buen profesional también hoy tiene que saber cómo tratar a los “cibercondríacos”, y tener las herramientas para combatir la automedicación a partir del autodiagnóstico que los pacientes realizan por Internet.

Claro está que en los tiempos líquidos y veloces en los que vivimos, la información fluye. Es una ventaja para las academias, porque pareciera que el conocimiento por sí solo no vale si no se comparte, y si no sirve para innovar. Las Universidades deben saber nutrirse de este caudal nunca antes visto, y saber encausarlo, más ahora cuando la actualización del conocimiento médico-quirúrgico y el criterio médico ya no son suficientes para satisfacer las demandas presentes, y mucho menos, las del futuro.

Debemos dejar viejos hábitos, y adoptar un nuevo paradigma de práctica y formación. En los quirófanos, hoy es imprescindible saber trabajar en equipo. Está probado que genera valor y logra mejores resultados técnicos. Por eso, es tan importante conformar equipos de trabajo de alta perfomance, en el que cada miembro domine una faceta determinada y responda en conjunto por el trabajo realizado.

En la última parte del siglo pasado, la innovación y el trabajo en equipo, condujo al desarrollo de nuevas ideas, métodos y aparatos y, como consecuencia, las fronteras entre especialidades, comenzaron a borrarse.

En medicina estamos ante un cambio de época más que en una época de cambios. Resulta vital cambiar también las estructuras hospitalarias. La noción de departamento (Cirugía, Clínica, Radiología...), como tal, es una estructura pensada para el siglo XIX, pero es improductiva en relación con las necesidades del siglo XXI. Para intentar subsanarlo se ha desarrollado el concepto de equipos multidisciplinarios, que, lejos de solucionarlo, ha demostrado la necesidad de estar –no una hora por semana, sino a tiempo completo- con quienes tratamos lo mismo, sin importar nuestra rama de procedencia.

El concepto antiguo de reunirnos, trabajar y asociarnos en relación a “quienes somos”, que obedecía al criterio de los departamentos y asociaciones médicas, está cambiando hacia la idea de equipos que trabajen juntos en relación a “qué y a quién tratamos”. Desplazando, así, siglos de egocentrismo a un auténtico trabajo en equipo orientado al paciente y sus problemas.

Sin embargo, la implementación de los cambios asociados a estas innovaciones, es a menudo un desafío complejo para médicos y otros profesionales de la salud, debido a estructuras de poder y privilegios que no desean compartirlos o perderlos.

Los adelantos tecnológicos se suscitan a diario, y en algunos casos con gran presión por parte de las empresas. El desafío es trabajar juntos para optimizar los resultados, aceptando y adaptando lo bueno y dejando de lado lo que no constituye un verdadero avance.

El cuadro de situación no sería completo si no incluimos el cambio generacional que observamos, y por momentos aterra. Se trata, en realidad, de una increíble oportunidad para asimilar y encauzar el progreso tecnológico en beneficio de nuestros pacientes. Los jóvenes que se suman a nuestros equipos nos aportan una visión más descontracturada, en la cual el respeto por los valores profesionales reemplaza a cierto autoritarismo, y nos enseñan a los mayores el concepto de que la información se comparte, y es la base para la participación.

Resulta clave saber interpretar el mundo que se viene para ser gestores del cambio. Podemos hacerlo con nuestros recursos y capacidades, sin olvidar que el liderazgo de los equipos que necesitamos, está en nuestras manos, en las manos de los mayores.

Como reflexiona Humberto Maturana, con las elecciones y las acciones que realizamos, somos los adultos los responsables del futuro. Somos el espejo y la referencia para las próximas generaciones.

Fuente: Clarín

martes, 19 de junio de 2018

Un grupo de clínicas se preparan para dar batalla judicial contra la despenalización

El texto de la media sanción preocupó a varios establecimientos que se niegan a realizar abortos.

El texto de la media sanción preocupó a varios establecimientos que se niegan a realizar abortosTras la media sanción de la iniciativa que propone legalizar el aborto en la Argentina , una larga lista de establecimientos de salud expresaron su preocupación y rechazo a la prohibición de objeción conciencia institucional que prevé el texto, como también a la inclusión de penalidades para los profesionales que se nieguen a practicar un aborto.

"Abogamos por una legislación que respete la objeción de conciencia individual e institucional, que respete la libertad de pensar y de creer, de asociarse y de trabajar, de cuidar y de curar, de salvar y de sanar, sin que se corra el riesgo de prisión, de inhabilitación o de clausura por actuar de acuerdo con su propia conciencia e ideario", expresaron, entre otras instituciones, la Clínica Bazterrica, la Fundación Fleni y el Hospital Universitario Austral.

En ese sentido, Fernando Iudica, director de la última institución, sostuvo: "Es una gran preocupación. Siempre hacemos medicina buscando el bienestar de las personas y nuestro hospital nació con un ideario, con una idea de dar salud de determinada manera y para hacer determinadas prácticas". 

Iudica consideró que el texto "tal como se aprobó va a traer conflictos". Al respecto, el abogado Fernando Toller remarcó que "si el Estado decide que se van a practicar abortos, que se hagan cargo el Estado y los particulares que quieran, pero obligar a un médico a practicar un aborto es grave". A lo que agregó: "Hay una objeción de conciencia colectiva de las personas que se han asociado para llevar adelante el fin de curar. Las instituciones no son paredes". De aprobarse el texto, la pelea podría pasar al plano legal. Así, la abogada Soledad Deza, a diferencia de Toller, señaló que "la objeción de conciencia es una herramienta personal".

"No es razonable atribuirla a instituciones. La objeción de conciencia en la atención sanitaria se da en una relación médico-paciente que es asimétrica. Reconocer el derecho a un efector supone un plus en términos de privilegios a quien ya ostenta la parte fuerte de la relación. Si además se lo reconocemos a la institución, vamos a lograr que en ciertos lugares se retire de la oferta sanitaria", advirtió.

Fuente: La Nación

lunes, 18 de junio de 2018

Ordenan a prepaga que en lo inmediato provea aceite de cannabis a una afiliada

La Justicia Federal de la provincia de Corrientes dictaminó que se financie el tratamiento “conforme a las dosis y prescripciones” médicas. Urge el cumplimiento de la disposición judicial porque si bien la Anmat ya autorizó la importación, ésta debe efectivizarse en menos de un mes.


El Juzgado Federal Nº1 resolvió ordenar a una prepaga que financie el tratamiento con aceite de cannabis para una joven que padece psicosis refractaria. Pero además de garantizarle la medicación durante el tiempo y la cantidad de dosis que prescriba la médica tratante, debe hacerlo en forma inmediata. Es que la familia de la joven ya logró -después de un complejo trámite- obtener la autorización de la Anmat para poder importar la medicación. Pero ese aval caduca el 6 de julio.

El último jueves, el titular del Juzgado Federal Nº 1, Carlos Soto Dávila, y de acuerdo al fallo al que tuvo acceso El Litoral, expresó: “Decrétase medida cautelar innovativa, ordenándose a la parte demandada proporcione (a la paciente) la cobertura del 100% de la medicación y tratamientos que le sean prescriptos y en especial aseguren la provisión continua y regular de aceite de cannabis (Charlotte’s web hempoil), conforme a las dosis y prescripciones de la médica tratante”.

En tanto, aclara que la prepaga deberá solventar el producto necesario para el tratamiento “tantas veces como le sea indicado, debiendo realizar el trámite en la forma y plazos establecidos por la disposición Anmat 10874-E/2017 (y su instructivo)”.

También el magistrado en su fallo establece que la prepaga “deberá cumplir la cautelar dispuesta en forma inmediata, y acreditarlo en el expediente”. Y en este punto, advierte que “todo ello sujeto a las resultas de la acción principal articulada en autos, y bajo apercibimiento de -en caso de incumplimiento o cumplimiento parcial- remitir el expediente a sede penal a efectos de que se investigue la posible comisión del delito de desobediencia y/u otro delito de acción pública, y de aplicación de sanciones conminatorias del siguiente modo: $1.000 diarios, tanto a la parte demandada y/o al representante legal local y/o a los funcionario/s -personas físicas- responsable/s del incumplimiento y/o demora”.

Fundamentos

Fuentes cercanas a la familia de la joven paciente destacaron la importancia de este fallo judicial y de los términos que fueron estipulados para su cumplimiento.

Sobre esto comentaron que el magistrado les concedió la medida cautelar innovativa “en base a la ley nacional Nº 24.901 que estipula que el ‘Sistema de prestaciones básicas en habilitación y rehabilitación integral a favor de las personas con discapacidad’, la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, entre otros”.

Al mismo tiempo, hicieron hincapié en que la médica tratante le prescribió aceite de cannabis a la joven, “luego que se comprobó que no dieron resultado los tratamientos convencionales, siendo por lo tanto esta la única opción válida que tiene en la actualidad”.

“Es una medida excepcional la que nos concedió el juez y por eso cuando realizamos el requerimiento presentamos una serie de documentaciones, entre ellas, el certificado de discapacidad de ella, la fotocopia de la cédula de notificación de la restricción a la capacidad emitida por el Juzgado Civil y Comercial de Corrientes, quien designó como curadores definitivos a sus padres, la receta prescripta por la médica tratante, la constancia de la fecha de iniciación del trámite en Anmat y de la correspondiente autorización, como así también de los pedidos realizados a la prepaga que se negó a cubrir los costos”, especificaron.

Urgencia

A diferencia de un fallo similar emitido el mes pasado por el Juzgado Federal de Posadas, explicaron que “nosotros antes de solicitar la cobertura por parte de la prepaga ya realizamos los trámites necesarios ante la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) pero esto no fue sencillo ya que primero no lográbamos obtener la información necesaria sobre cómo debíamos hacer las gestiones”.

Tal es así que “casi a los 30 días de iniciadas las averiguaciones y después de haber intentado varias veces iniciar el trámite para obtener el aval para poder importar el aceite de cannabis, recién recibimos -vía postal- toda la documentación e información sobre cuál era el sitio web habilitado para requerir la autorización de la Anmat”, recordaron.

Precisamente, el citado organismo emitió la resolución el pasado 22 de mayo. “Ese permiso rige sólo por 45 días corridos”, advirtieron. Considerando ese plazo y la necesidad de que la joven reciba el tratamiento, “es que nos urge que la prepaga cuanto antes pueda efectivizar la compra del aceite de cannabis”, concluyeron.

Fuente: Chaco Día por Día

viernes, 15 de junio de 2018

Aborto: "El sistema sanitario está preparado para responder", dijo el ministro de Salud

Rubinstein afirmó que si se aprueba la ley ya no habrá trabas para la aplicación en las provincias, como hoy sucede con el protocolo de casos no punibles.

Adolfo Rubinstein Ministro de Salud. Foto: Luciano Thieberger.Con media sanción en Diputados, la ley de aborto avanza con grandes posibilidades de ser finalmente sancionada en el Senado, donde aún debe ser sometida a debate. De aprobarse el proyecto actual, el sistema de salud deberá adaptarse para garantizar la interrupción voluntaria del embarazo de cualquier mujer que lo solicite, hasta la semana 14.

Por eso, el Ministerio de Salud de la Nación ya está preparando una evaluación de costos. "Queremos saber cuáles serían los recursos que se necesitarían para dar cuenta de la demanda para interrupción del embarazo en condiciones seguras. Ya lo estamos haciendo, aunque en base a los datos que tenemos y que son imprecisos", afirmó a Clarín el ministro Adolfo Rubinstein, que se manifestó "contento" por la media sanción del proyecto. "El sistema de salud argentino está preparado y en condiciones de responder" en caso de aprobación.

“El único dato que tenemos es el de egresos hospitalarios que dan cuenta del aborto complicado. El 70% de esos egresos son por abortos inducidos. No sabemos en detalle qué pasó con esos abortos complicados, sabemos que muchos terminan en terapias intensivas, muchos con cirugías mayores y complicaciones a largo plazo. La realidad es que esos 40 a 50 mil abortos que ingresan al sector público, representan el 50% de las camas. No sabemos qué ocurre en el sector privado, porque no tienen obligación de reportarlo. Aunque también es probable que las complicaciones se concentren en el sector público porque es una problemática que afecta más a sectores de bajos recursos”, añadió el ministro.

Tomando la estimación del estudio que realizó en 2005 Edith Pantelides, de unos 500 mil abortos al año y que el ministro califica como un trabajo “muy serio” es que están trabajando para hacer la estimación de costos. “No es un número al azar, es un rango. En función de todo eso se puede hacer una estimación de recursos y demanda”, agregó Rubinstein.

El ministro se mostró además entusiasmado en que con la eventual sanción definitiva de la ley se terminarán los problemas que actualmente tienen con algunas provincias que no adhieren al protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE). “Tenemos serias dificultades para hacer cumplir la ILE, porque hay provincias que obstaculizan su aplicación. Con la ley esto se acabaría. Si bien los servicios se prestan en las provincias o municipios, porque hay pocos efectores de salud nacionales, desde la Nación vamos a seguir apoyando desde los programas”, señaló el ministro.

Sobre la implementación del programa, Rubinstein afirmó que la forma más segura de aborto es el aborto farmacológico de misoprostol combinado con mifepristona, una droga que no está todavía aprobada en la Argentina, pero “se tendrá que aprobar”, dijo. “Esta combinación -siguió el funcionario- produce aborto en el 95% de los casos dentro de las 10 semanas de embarazo. Prácticamente no necesita consulta en el hospital”.

En cuanto a los costos, el ministro dijo que “los costos del aborto se dan con las complicaciones, con el aborto seguro esos costos bajan dramáticamente”.

En la Provincia de Buenos Aires también creen que estarán en condiciones de responder, en caso de aprobación. “Como Ministerio de Salud venimos monitoreando el tema y entendemos que nuestro sistema está preparado, en caso de que salga la ley. Si se aprueba, vamos a adaptarnos a la ley vigente”, afirmó a Clarín el ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Andrés Scarsi. “En este caso –dice el funcionario- es la ley de aborto, pero pasa habitualmente con cobertura de medicamentos y los sistemas tienen que adaptarse”.

En la Provincia, añade el Ministro, cuentan con una red de 80 hospitales zonales, interzonales y una red de efectores municipales con la que pueden poner en práctica la ley sin mayores dificultades. “Nuestro trabajo es garantizar la accesibilidad en caso de que la ley avance”.

Si bien habitualmente se habla del alto costo del misoprostol (la droga que se utiliza para practicar un aborto farmacológico hasta la semana 14 de embarazo), el sistema público de salud puede hacerse de la droga mediante licitaciones a un precio mucho menor que el de mercado. Mientras en forma particular se pueden obtener los 12 comprimidos necesarios para realizar un aborto farmacológico por un valor por arriba de los 3.000 pesos, el sector público puede pagar la mitad.

De hecho, en las provincias y distritos (como CABA) donde se aplica la Interrupción Legal del Embarazo, según los términos que dispone el fallo de la Corte Suprema de 2012, que aclaró los alcances del artículo 86 del Código Penal, ya se utiliza el misoprostol como método de aborto farmacológico en los hospitales públicos. De aprobarse esta ley, se ampliará el universo de mujeres que tendrán acceso a esta droga.

Fuente: Clarín