martes, 13 de noviembre de 2018

“Relájense y se van a embarazar”: las frases odiosas del entorno y cuánto influye el estrés en la infertilidad

Según relevamientos de institutos privados, el 78% de las parejas deja los tratamientos de fertilización por el estrés.

El estrés es un compañero diario en nuestra vida. Estamos acostumbrados a convivir con él. Pero, como en todo, hay situaciones que pueden ser más o menos estresantes. La búsqueda de un hijo –primero en forma natural y luego con tratamientos de fertilización- puede resultar sumamente estresante y hasta atentar contra el resultado de los tratamientos, advierten los especialistas.

Entre las preocupaciones que surgen en el consultorio a la hora de encarar un tratamiento de reproducción asistida están las dudas sobre cuánto cubre la obra social o prepaga, los alcances de la ley de fertilización asistida, que se suman al estrés en sí que ya supone estar en esa situación, también aparecen miedos a una posible trombofilia y la ansiedad por lograr en el embarazo en el primer tratamiento. Este es uno de los temas que se trató entre los profesionales –médicos y psicólogos- de las 22° Jornadas Concebir, un encuentro anual para personas con trastornos de fertilidad que organiza la Asociación Civil Concebir y la ONG Sumate a Dar Vida, que auspicia la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMeR).

“No hay estudios que determinen en forma concluyente la incidencia del estrés sobre la fertilidad, pero sí se ha comprobado que cuando se inicia el camino de los tratamientos de fertilidad, el estrés inevitablemente aumenta, agravado también por la lucha por la cobertura de las prepagas y obras sociales, que desgasta y agota psicológicamente a los pacientes”, reconoce Mariana Thomas Moro, psicóloga orientada en Reproducción Humana y Fertilización Asistida de SAMeR.

“El diagnóstico de infertilidad ya es en sí un estresazo, entendido como una situación que aparece sorpresivamente, donde se trata de situaciones que uno sabe que pasan pero nadie tiene la certeza de que le puede pasar a uno. Eso genera una crisis de ansiedad y angustia que va socavando a la pareja o a la persona”, señala a Clarín Patricia Martínez, psicóloga de Halitus Instituto Médico. Y aporta un dato clave: “El 78% de las parejas que abandonan los tratamientos lo hacen por causas psicológicas asociadas al estrés y no al diagnóstico médico”. Muchos no toleran el desgaste del tratamiento, que puede llevar varios ciclos hasta lograr el embarazo.

“El momento más crítico de posible abandono es después del tercer intento fallido”, agrega la psicóloga y destaca el papel que juega la cabeza en todo esto: “Las personas se arman construcciones que te alejan de la posibilidad de éxito, como pensar que no lo vas a lograr, o que va a pasar algo malo, y esos pensamientos terminan funcionando como profecías autocumplidas”.

A esta situación que de por sí es estresante, se suma otro factor que, según los especialistas, no ayuda en nada: “Frecuentemente la participación en redes sociales o la búsqueda de asesoramiento por Internet no hace más que impactar negativamente sobre el estrés. Causa desinformación y aumenta la incertidumbre. Lo más efectivo es que los pacientes tengan un vínculo más cercano y constante con el equipo médico tratante”, dice la doctora Stella Lancuba, vicepresidente de SAMeR.

El problema, muchas veces, es la diferencia que separa la ilusión o el sueño con la realidad. “Muchas veces las parejas llegan con la ilusión de que (un tratamiento de fertilización) es la tierra prometida y eso no es así”, señala Martínez. De hecho, según datos del Registro Argentino de Fertilización Asistida, en 2014 la tasa de embarazo por fertilización asistida fue de 24%. En las consultas de parejas que se acercan a las asociaciones de pacientes se refleja esa ansiedad: “Las dudas más frecuentes que nos plantean las parejas se asocian al desconocimiento y la incertidumbre sobre si lograrán el embarazo tras el primer tratamiento”, señala Gisela de Antón, presidenta de la Asociación Civil Concebir. También hay lugar para dudas de cobertura, riesgos y si pueden o no tomar determinadas medicaciones.

“El estrés siempre está presente y puede influir en el resultado, por lo que es importante trabajar para disminuirlo. Existen técnicas y medicinas alternativas eficaces para minimizarlo, que siempre serán positivas”, agrega Lancuba.

En el estrés, el entorno de la pareja o de la persona que realiza un tratamiento puede ser un factor que sume o que reste. “Por falta de conocimiento o por falta de comprensión, el entorno de la pareja a veces brinda consejos que involuntariamente pueden ser muy hirientes”, señala Mariana Contreras, presidenta de la ONG Sumate a Dar Vida. Y da algunos ejemplos de frases como ‘están obsesionados con el tema, relájense y se van a embarazar’, ‘dejen de pensar en el bebé, que ya va a venir’ o ‘yo conozco una pareja que adoptó y después se embarazaron’. Todos esos comentarios, por más buena intención que tengan, no suelen ser de ayuda.

Los especialistas advierten que el estrés va aumentando y generando crisis, ansiedad y angustia a medida que va transcurriendo el tiempo. “Tener herramientas como tolerancia a la frustración es clave para poder sobrellevarlo. Cuanto más ansiedad, menos decisiones acertivas se toman. Y no es lo mismo el estrés que tiene una pareja que recién comienza el camino que otra que viene de numerosos intentos fallidos”, cierra Martínez.

Fuente: Clarín

lunes, 12 de noviembre de 2018

La Justicia aprobó la comaternidad en un caso de fertilización asistida "casera"

Una jueza ordenó al Registro Civl que incribiera a dos mujeres como las madres de un bebé que nació por fertilización sin pasar por un centro de salud.

Resultado de imagen para comaternidadLa jueza Andrea Dañas, subrogante del juzgado N° 19 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, ordenó este viernes al Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas porteño que consigne a dos mujeres como las madres de un niño nacido por fertilización asistida "casera".

Por una demanda presentada por la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans (FALGBT) y otros contra el GCBA luego de que le negaran la solicitud de inscripción del nacimiento del niño como hijo de ambas madres, la magistrada dispuso que completar de manera provisoria la inscripción igualitaria de comaternidad del hijo menor de edad del matrimonio que presentó el pedido, consignando a las dos mujeres como sus madres.

Según el portal oficial del Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires, en casos de técnicas de reproducción humana asistida, el o la cónyuge debe prestar el correspondiente consentimiento previo, informado y libre, recabado por el centro de salud interviniente (según el Capítulo 2 de Filiación del CCyCN), algo que no ocurrió debido a que el bebé nació como fruto de una técnica de fertilización “casera”.

Sin embargo, la jueza consideró que “esta situación si bien no se encuentra regulada en la actualidad, podría asimilarse a aquellos nacimientos de niños dentro de un matrimonio heterosexual, o en su caso, a los hijos nacidos con técnicas de reproducción humana asistida porque "si bien las coactoras no han recurrido a un centro de salud, aquel requisito indispensable ya ha sido formalizado en una nota certificada ante un escribano público, donde la cónyuge expresó con carácter de declaración jurada “su voluntad procreacional respecto al embrión que se originó mediante la técnica utilizada , que luego gestó su esposa y que culminó con el nacimiento del niño en diciembre de 2017.

“Sentado lo anterior, dicha manifestación iría en consonancia con lo dispuesto en el art. 562 del CCyCN que establece que ‘los nacidos por las técnicas de reproducción humana asistida son hijos de quien dio a luz y del hombre o de la mujer que también ha prestado su consentimiento previo, informado y libre"’, afirmó Dañas.

En conclusión, consideró que “vulnerado el derecho a la igualdad y a la identidad del niño y de todos los derechos que por añadidura le corresponden”. Y advirtió que "al ser hijo matrimonial se lo estaría privando de la completa identidad que la presunción legal establece, a la vez que -por otra parte- se estaría obviando que sus madres han prestado el consentimiento previo, libre e informado que requiere el CCyCN para los casos de niños nacidos con técnicas de reproducción asistida.

Fuente: Perfil

viernes, 9 de noviembre de 2018

Se aprueba la Estrategia Nacional de Salud Digital 2018-2024

MINISTERIO DE SALUD Y DESARROLLO SOCIAL 
SECRETARÍA DE GOBIERNO DE SALUD

Resolución 189/2018

RESOL-2018-189-APN-SGS#MSYDS

Ciudad de Buenos Aires, 25/10/2018

Visto el expediente N° EX-2018-42571534-APN-DD#MS; y

CONSIDERANDO

Resultado de imagen para salud digital
Que por Decreto N° 802 de fecha 5 de septiembre de 2018 se atribuye al SECRETARIO DE GOBIERNO DE SALUD el objetivo de entender en la planificación global del sector salud y en la coordinación con las autoridades sanitarias de las jurisdicciones provinciales y del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el fin de implementar un Sistema Federal de Salud consensuado, que cuente con la suficiente viabilidad social.

Que el Gobierno Nacional fijó, a través del MINISTERIO DE SALUD Y DESARROLLO SOCIAL, como una de sus políticas sustanciales a partir de 2016, avanzar en el camino hacia la COBERTURA UNIVERSAL DE SALUD -CUS-.

Que por Decreto N° 908 de fecha 2 de agosto de 2016 se aprueban las finalidades para la Estrategia COBERTURA UNIVERSAL DE SALUD –CUS-, dentro de las cuales se encuentra la de modernización del Sector Público de Salud.

Que mediante la Resolución Ministerial N°475 de fecha 4 de abril de 2016 se instruye a todos los programas nacionales dependientes del MINISTERIO DE SALUD Y DESARROLLO SOCIAL, cualquiera sea su fuente de financiamiento, a colaborar y coordinar su accionar con la implementación y el desarrollo de la estrategia para la COBERTURA UNIVERSAL DE SALUD, con el objeto de promover el acceso a la atención sanitaria integral, gratuita y con la adecuada calidad, jerarquizando el primer nivel de atención.

Que por Resolución N° 1013 se aprobó el modelo de Convenio Marco de adhesión a la Estrategia de Cobertura Universal de Salud, el cual fue suscrito por jurisdicciones del país que han convenido la implementación de la mencionada estrategia en sus respectivos territorios.

Que asimismo por ANEXO I IF-2018-23176242-APN-DD#MS- de la Resolución del MINISTERIO DE SALUD N° 1013 de fecha 30 de mayo de 2018 se aprobó la Estrategia de implementación para la COBERTURA UNIVERSAL DE SALUD, la cual se desarrolló mediante tres ejes principales, de los cuales, el segundo es el SISTEMA DE INFORMACIÓN INTEROPERABLE Y APLICACIONES INFORMÁTICAS.

Que por lo expresado en el considerando anterior, es necesario aprobar la ESTRATÉGIA NACIONAL DE SALUD DIGITAL, a fin de sentar los lineamientos conceptuales que den lugar al diseño y desarrollo de la implementación de sistemas de información en salud en el marco de la Cobertura Universal de Salud.

Que la ESTRATEGIA DE SALUD DIGITAL inicia el camino hacia un sistema de salud que cuente con tecnologías que faciliten el registro de la información en forma primaria, es decir, durante el contacto con el paciente, en sistemas interoperables que permitan compartir la información entre los niveles de atención y las jurisdicciones, construyendo para cada paciente una historia clínica nacional, longitudinal y completa, de utilidad clínica, estadística y de gestión de información.

Que por lo expuesto es necesario aprobar la ESTRATÉGIA NACIONAL DE SALUD DIGITAL, a fin de sentar los lineamientos conceptuales que den lugar al diseño y desarrollo de la implementación de sistemas de información en salud.

Que la DIRECCIÓN GENERAL DE ASUNTOS JURÍDICOS ha tomado la intervención de su competencia.

Que la presente se dicta en uso de las facultades otorgadas por el DECRETO N° 802/18.

Por ello,

EL SECRETARIO DE GOBIERNO DE SALUD

RESUELVE:

ARTÍCULO 1°- Apruébase la “ESTRATEGIA NACIONAL DE SALUD DIGITAL 2018-2024” que como Anexo IF-2018-48086499-APN-SSCPS#MSYDS forma parte integrante de la presente.

ARTÍCULO 2°- Establécese que las jurisdicciones que han adherido a la Estrategia de COBERTURA UNIVERSAL EN SALUD serán beneficiarias de las capacitaciones y la asistencia técnica que se generen con motivo de la ESTRATEGIA aprobada por el artículo 1° de la presente.

ARTICULO 3°- Comuníquese, publíquese, dese a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. Adolfo Luis Rubinstein

jueves, 8 de noviembre de 2018

El trabajo no vale una vida

Una empresa de Lanús fue condenada por el aborto que sufrió una mujer a raíz de las tareas de esfuerzo y en constante bipedestación que realizaba, sumado al maltrato recibido por parte de su supervisora.

El trabajo no vale una vidaEn los autos "R. S. G. c/ Hojalmar S.A. y otros s/ despido y daños y perjuicios", el Tribunal del Trabajo de Lanús responsabilizó a una empresa por la pérdida del embarazo que sufrió una mujer a raíz de los trabajos de fuerza que le asignaban.

Los miembros del Tribunal hicieron lugar a la demanda por daño moral y psicológico reclamado por la trabajadora porque se comprobó que las tareas cumplidas durante el tiempo de su gestación desde el inicio del contrato de trabajo, sumado al pésimo y maltrato que recibía de manera constante y cotidiana de su supervisora, fueron determinantes del aborto sufrido. 

La mujer era obligada a trabajar en horario nocturno, realizando horas extras y todo el tiempo de pie, ya que su supervisora no le permitía hacerlo en una silla. Asimismo, se le encomendaban tareas de fuerza incompatibles con su estado de gravidez. 

Los jueces resaltaron que la empleadora conocía el estado de gestación de la actora desde iniciado el contrato de trabajo, incluso luego de realizado el examen preocupacional, en la cual podría haberle otorgado tareas acorde a su estado de embarazo, un horario de trabajo que no sea contraproducente, descansos diarios, y evitar todo tipo de tarea penosa y peligrosa para evitar la pérdida del hijo por nacer.

Los magistrados extendieron la responsabilidad a la ART por haber incumplido con los tres deberes básicos que le imponen la normativa, que es control, prevención y denuncia, para haber evitado o amenguado el grave hecho dañoso sucedido a la empleada.

En ese sentido, los camaristas sostuvieron que la aseguradora es tan responsable como la empresa del aborto del hijo por nacer de la denunciante, como por el grave daño incapacitante psíquico, consecuencia directa de lo anterior.

La mujer era obligada a trabajar en horario nocturno, realizando horas extras y todo el tiempo de pie, ya que su supervisora no le permitía hacerlo en una silla. Asimismo, se le encomendaban tareas de fuerza incompatibles con su estado de gravidez.

Finalmente, la fábrica donde trabajaba la mujer y la ART fueron condenadas a abonarle la suma de $57.479, en concepto de daño moral y psicológico.

Fuente: Diario Judicial - Fallo completo  

Conforme las normas vigentes se hace saber que las sentencias que se replican en este blog son de carácter público y sólo el órgano jurisdiccional del que emana la decisión impondrá limitaciones a su publicación por razones de decoro o en resguardo de la intimidad de la parte o de terceros que lo hayan solicitado de manera expresa.