lunes, 16 de julio de 2018

Alertan por riesgos de anteojos de sol “truchos” y buscan que sean regulados por ANMAT

En la actualidad son conocidos los efectos que producen los rayos ultravioletas (UV) sobre nuestra piel, por lo que tenemos que tener cuidado a no exponernos entre las 10 y las 16, además de usar siempre protección solar. Pero lo que pocos toman en cuenta es que la radiación es también dañina para los ojos y que, de no protegerlos, aumenta el riesgo de cataratas y otras condiciones visuales. La Cámara Argentina de Industrias Ópticas y Afines (CADIOA) advirtió que en la actualidad el país no cuenta con controles previos a la comercialización de los anteojos de sol que comprueben si realmente poseen filtros para los rayos UV y que, incluirlos “depende de la buena voluntad del fabricante”. Pero el panorama podría cambiar, ya que una iniciativa para que los lentes oscuros sean considerados como productos de salud y fiscalizados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), ya está bajo consulta pública y podría esperarse una resolución para este 22 de julio.

“Usar anteojos de sol que tengan una protección de 400 contra los rayos UV es equivalente a llevar protector solar para la piel filtro 50”, indicó Norberto Fermani, presidente de la CADIOA. ¿Pero qué pasaría si una pantalla que promete proteger en realidad no lo hace? Esta situación es susceptible de suceder con los anteojos oscuros.

“En la Argentina no existen controles previos a la comercialización de los anteojos de sol. Por tanto es imposible saber a priori si protegen contra los rayos UV, o si son simplemente vidrio pintado. Llevarlos, en esos casos, agrava la situación y los riesgos de contraer enfermedades de la visión, ya que lo que realmente daña al ojo no es la luz visible sino los efectos no visibles. Es entonces que con una lente oscura sin protección, se agranda la pupila y el ojo se expone aún más a los rayos UV”, alertó.

La situación actual sobre el riesgo sanitario es aún más difícil de detectar si se toma en cuenta que, según cálculos de la CADIOA, “se venden anualmente 5 millones de anteojos truchos, provenientes del contrabando, que se consiguen al por mayor a un precio promedio de  $ 30 y se comercializan en la calle a precios que rondan desde los $ 100 a los $ 200”. Incluso  desde la CADIOA agregaron que sólo durante las vacaciones en la Costa Atlántica se comercializan en la playa cerca de 2 millones de lentes oscuras, “que vienen de países como China con etiquetas  que dicen proteger con rayos UV y que pueden realizarse con una simple impresora”.

Según especificaron desde CADIOA, la diferencia en los costos de producción de lentes que realmente protejan contra los rayos UV varían, aunque no inciden en el precio final del  producto en mostrador. En concreto, si un vidrio pintado cuesta 3 centavos de dólar, uno con filtros UV ronda los 60 centavos.

Argentina, en camino a más controles

A nivel mundial, existen diferentes marcos regulatorios para que un anteojo de sol pueda ser comercializado. Los más altos requerimientos de calidad los exigen países como Japón, Australia y Nueva Zelanda, en los que no sólo exigen filtros UV, sino también evalúan la calidad de los plásticos y la dispersión lumínica, entre otras cuestiones. En segundo lugar se encuentra el mercado europeo y estadounidense, en donde para la fabricación se toman en cuenta las Normas ISO, con controles internos estrictos. En tercer lugar están los requerimientos de países como Uruguay, en donde como paso previo a la comercialización, deben contar con el aval del Ministerio de Salud Pública, motivo por el cual no se ven que se comercialicen lentes oscuros en la vía pública.

Argentina aún carece de un marco regulatorio, motivo por el cual durante 2017 CADIOA inició trabajos  con la ANMAT y otros organismos del sector óptico para el establecimiento de normas técnicas que permitan verificar la trazabilidad (es decir, la serie de procedimientos que permitan seguir la evolución de un producto en cada una de sus etapas) y los materiales que componen los anteojos, ya que hasta hoy no hay controles que verifiquen la condición mínima de protección contra los rayos UV.

“Hoy incluso un par de anteojos vendido en un comercio y a un precio considerable, podría no proteger, pero estos productos son legales a falta de controles. Es por ese motivo que queremos aproximarnos a los modelos de normas adoptados por otros países para, de esa forma, proteger tanto la industria como la salud visual de la población”, indicó Fermani.

Con el nuevo decreto sometido a consulta pública  se considera que la ANMAT es el organismo competente “en la fiscalización de actividades de importación, exportación y producción” y se requerirá para la solicitud de inscripción de anteojos datos del fabricante y la importadora, datos del producto y en qué categoría están 0-4 y datos del director técnico, entre otros.

Particularidades de un anteojo

Los anteojos recetados para corregir defectos visuales son, una vez terminados, considerados como un producto de salud. ¿Pero qué es hoy lo que se considera como un simple producto comercial? En la actualidad, los armazones y las lentes mismas son considerados meramente comerciales, pero una vez que se adaptan a las necesidades de cada paciente, no.

En tal sentido, se buscan con las nuevas normas considerar a los anteojos de sol productos sanitarios, ya que no sólo filtran los rayos UV, sino que también se dividen en categorías de 0 a 4 de acuerdo a la oscuridad del lente para otorgar protección a medida de la necesidad de cada persona.

Fuente: DocSalud

jueves, 12 de julio de 2018

El director de la Fundación Huésped, Pedro Cahn, opinó sobre la despenalización del aborto

Durante la primera audiencia pública del plenario de comisiones del Senado por el debate de la despenalización del aborto, el especialista criticó duramente a sus pares que se abstendrán.

Durante la primera audiencia pública del plenario de comisiones del Senado por el debate de la despenalización del aborto, el especialista criticó duramente a sus pares que se abstendránEl director de la Fundación Huésped Pedro Cahn presenció la primera audiencia pública del plenario de comisiones del Senado por el debate de la despenalización del aborto y fue muy crítico para con los médicos que dijeron que "no harán abortos" si se aprueba la ley.

"Me recuerda a la objeción de conciencia de hecho que muchos practicaron con las personas HIV en el comienzo de la epidemia", dijo el infectólogo. Y prosiguió: "Mirar para otro lado es ser parte del problema. Cuando una mujer decide interrumpir un embarazo queda solo una vida por proteger, la de ella".

Líder de la lucha contra el VIH/sida en el país, el especialista explicó que, en sus años de trabajo en el Hospital Fernández, vio morir a decenas de mujeres por complicaciones de abortos ilegales y sostuvo que la posibilidad para aquellos profesionales de la salud de negarse a practicar abortos "genera la disyuntiva entre una obligación a cumplir versus la obligación moral o religiosa en sentido contrario". 

"La opción no es entre educación sexual, métodos anticonceptivos o aborto: se trata de un paquete que debemos garantizar como política de salud pública. No promovemos el aborto, promovemos su legalización para que no sigan sufriendo y muriendo las mujeres más desposeídas. El Senado tiene la oportunidad de ser responsable de esta injusta y trágica situación o ser parte de la solución, que sea ley", finalizó.

Cahn añadió que el proyecto de despenalización garantiza que los abortos se harán en un ambiente seguro y señaló que "nadie defiende más la vida" que los que piden por la aprobación de la iniciativa.

Fuente: La Nación

Cannabis para el síndrome de Tourette

La justicia de Río Negro autorizó a una familia a cultivar plantas cannabis para un niño que padece síndrome de Tourette. Se trata del primer caso de este tipo en la Patagonia.

Cannabis para el síndrome de TouretteEl Juzgado Federal de Viedma, a cargo de Mirta Filipuzzi, hizo lugar a una cautelar y autorizó a una familia a cultivar plantas cannabis para un niño que padece síndrome de Tourette.

La magistrada destacó que el aceite de cannabis “ha logrado proporcionar al menor una innegable mejoría frente al Síndrome de la Tourrete padecido, según dan cuenta los informes médicos referenciados”. 
 
La jueza autorizó a la madre y a la abuela del menor a realizar el cultivo, más allá que según la ley vigente es responsabilidad del CONICET y el INTA, pero "su implementación llevará necesariamente un tiempo que resulta incompatible con la urgencia que la atención de la salud del niño requiere".

Asimismo, Filipuzzi estableció reglas sobre el procedimiento y permitió el cultivo de hasta 14 plantas, en un domicilio específico. Tienen que plantar en macetas y no a la vista, para evitar que se las roben, y su abuelo que es médico forense, será el responsable del control médico del niño.

La titular de juzgado deberá dar aviso de la medida al Estado Nacional a través del Ministerio de Salud y en forma reservada a las fuerzas de seguridad nacionales y provinciales, como Prefectura Naval Argentina, Gendarmería Nacional, Policía Federal Argentina y Jefatura de la Policía de la Provincia de Río Negro, que eventualmente puedan tener, en razón de su competencia, intervención en la materia.

El fallo es el primero de este tipo en toda la Patagonia y, al respecto, la magistrada rionegrina explicó que "la situación encuadraría dentro de aquellas conductas o acciones privadas que la Constitución ha querido proteger y garantizar dejándolas exentas de la autoridad de los magistrados en virtud de que permanecen en el ámbito privado y no afectan los derechos de terceros”.

Es decir, que "existe un espacio dominado por la autonomía personal que por imperativo constitucional queda a resguardo de toda persecución de la ley penal por parte del Estado".

La jueza autorizó a la madre y a la abuela del menor a realizar el cultivo, más allá que según la ley vigente es responsabilidad del CONICET y el INTA, pero "su implementación llevará necesariamente un tiempo que resulta incompatible con la urgencia que la atención de la salud del niño requiere".

Fuente: Diario Judicial - Fallo completo disponible en el portal de la citada fuente

Conforme las normas vigentes se hace saber que las sentencias que se replican en este blog son de carácter público y sólo el órgano jurisdiccional del que emana la decisión impondrá limitaciones a su publicación por razones de decoro o en resguardo de la intimidad de la parte o de terceros que lo hayan solicitado de manera expresa.

miércoles, 11 de julio de 2018

Buscan médicos venezolanos para trabajar en hospitales de Río Negro

Las autoridades de la salud de Río Negro se encuentran preocupadas por lo que consideran un éxodo de médicos de sus hospitales públicos. Para remediar esta situación, con el propósito de suplir los cargos vacantes, en la provincia evalúan emplear médicos venezolanos que llegaron recientemente al país y que se encuentran sin trabajo.

Fabián Zgaib, Ministro de Salud de la provincia patagónica, admitió que están realizando trámites con la Dirección Nacional de Migraciones para radicar en la región a médicos especializados que llegaron al país en los últimos meses procedentes de Venezuela y que se encuentran buscando empleo. Así lo informó el diario Río Negro.

Según un registro de datos nacionales a los que el Ministro de Salud rionegrino tuvo acceso, serían unos 2000 los galenos venezolanos que, sin tener un trabajo estable, se radicaron en el país, en su mayoría en Capital Federal.

Zgaib señaló que hay dificultades en algunos hospitales públicos de su provincia para completar sus plantillas de profesionales, particularmente en especialidades como la de médicos generalistas. La falta de este tipo de médicos se nota además en centros de salud periféricos, donde acuden los pacientes de cada barrio para tratar diversas dolencias.

Por su parte, el ministro Zgaib descartó que las vacantes tengan que ver con motivos netamente económicos. Aseguró que los salarios de los médicos, más las horas extra, redondean una cifra interesante comparándola con otras provincias.

El ministro de salud provincial coincidió en ese sentido coincidió con el diagnóstico realizado por José Robacio, director del Hospital Artémides Zatti de Viedma, que la semana pasada cerró la especialidad de gaestroenterología cuando se quedó sin sus dos especialistas. "Es un problema de vocación y formación, hay médicos que no quieren hacer guardias y por eso prefieren no trabajar en el sector público, donde algunas guardias, pasivas o activas, son obligatorias", aseguró el responsable del Hospital al diario Río Negro.

Fuente: La Nación